02
Nov
09

500 Days of Summer

500DaysPoster

Ayer mi pariente y yo nos lanzamos a ver “500 Días con Ella” – la neta me gusta más el título en inglés, tiene más onda – tenía hartas ganas de verla por que me dijo Pepe que estaba re buena, de esas que retratan la vida como es y pus la neta no me choreó, lo cagado es que ya sé por qué le gustó tanto, HAHAHA!

500 Days of Summer cuenta la historia de Tom (Pepe), un wey como cualquier otro que trabaja para una compañía que hace tarjetas de felicitación (o como gerente de sistemas en una compañía gringa, o lo que ustedes hagan), este wey es uno de los “creativos” que escriben las frases de las tarjetas, un buen día conoce a Summer, una chica de esas que tienen esa como magia interior por las que cualquiera se vuelve loco, en fin que termina andando con ella y encontrándose con el amor de su vida (bueno, Pepe no se enamoró pero algo así) hasta ahí la película suena a cualquier cosa no?

El chiste está en la manera de contarla, uno comienza conociendo el desenlace de la relación y poco a poco se va dando cuenta de cómo es que se dieron las cosas, desde que este wey la ve por primera vez y de cómo poco a poco se van acercando, si alguna vez han estado enamorados, se van a ver reflejados en la historia de estos dos.

Esta es una película que está llena de detalles sutiles, uno de ellos es la música que escogieron para las escenas, toda ella es el soundtrack perfecto para una relación, creo que todos en algún momento al sentirnos atraídos por alguien inmediatamente comenzamos a relacionar la música que nos rodea con esa persona, de forma tal que cada canción comienza a tener vida propia y más allá, termina por representar momentos importantísimos de nuestra vida, a tal grado que dependiendo de cómo haya sido nuestra relación puede hacernos sentir inmesamente felices o las personas más desgraciadas del planeta, está cagado ver cómo la gente se bota de la risa con las cosas que pasan, son risas de esas que dicen “Yo ya pasé por ahí!”

Así pues siguiendo la música y viendo la película seremos testigos de la que parece ser la relación más intensa que Tom haya tenido en su vida, y bueno, con una chava como Summer pues no es para menos, la onda dramática comienza desde el principio, ya que conoceremos a este brother justo en el momento en el que su chava decide mandarlo por un tubo, a poco no se siente de la mega fruta cuando esa persona que tenemos tan idealizada y que representa nuestra total felicidad nos dice, wey, pus la neta eres lindo, pero no tan lindo… chaaaaaale, cuando uno ve perdida la ilusión de plano el mundo termina por caérsenos encima con todo el peso de la realidad, nos encontramos solos y por ende, desesperados, uno se vuelve adicto a esa sensación de felicidad que nos trae el estar con esa persona, quien termina convirtiéndose en la fuente de todas nuestras alegrías. La cuestión aquí está en darse cuenta que la felicidad no puede emanar de alguien más sino de nosotros mismos, y somos nosotros quienes al estar con alguien escogemos compartirla, por supuesto uno se tarda un chingo en darse cuenta de eso y mientras tanto, va por la vida dándose de madrazos contra la pared, esperando a ese “proveedor” que nos ofrezca el “fix” para todos nuestros problemas.

La cosa que me encanta de esta película es que toda esta reflexión se da con el mejor humor del mundo (De hecho como que el tema me recordó a la de Forgetting Sarah Marshal, es peli de dolor pa weyes), uno no puede más que cagarse de la risa a costillas de la desgracia de este pobre cabrón, quien en su inmensa infelicidad la agarra contra todo lo que lo rodea, la cuestión interesante está en acompañar a nuestro héroe a través de ese camino mediante el cual va despertando poco a poco y dándose cuenta de que es uno quien tiene en su poder el levantarse para encontrarse con que aparte de contar con la compañía de alguien especial, uno debe tener otras cosas que lo llenen y lo mantengan ocupado, aprovechando los días y haciendo algo que a la larga nos convierta en alguien mejor, esto poco a poco nos retroalimenta y termina por colocarnos en esa posición tan envidiada por aquellos que están tratando de encontrarse a sí mismos. Me imagino que en este momento estarán diciendo “Qué onda con este wey, ahora sí le pegó la peli y en cualquier momento se nos suicida!” JAJAJA. Pues no! claro que no, es sólo que me quedé dándole vueltas a la historia y la neta me parece que así son las cosas, qué no?

Pero continuando con mi reflexión existencial, el ciclo continúa hasta que por fin nos damos cuenta de que no necesitamos de nuestra adicción para continuar, es en ese punto cuando un buen día despertamos y resulta que ya no duele, que hay otras cosas que nos interesan y que por cagado que parezca, el héroe termina por regenerar esa autoestima que solita se proyecta y que quién sabe cómo, lo lleva a encontrarse con el siguiente amor de su vida, una chica llamada… Autum! YEAH! eso me encantó, como bien dicen en la peli, a veces pareciera que todo sucede por casualidad pero a nosotros nos fascina pensar que las casualidades no existen y que todo ha estado escrito desde el principio, será así? Quién sabe, la onda es que cuando uno menos se lo espera, acaba por encontrar eso que lleva tanto tiempo buscando, como dice Bono… What you don’t have, you don’y need it now, what you don’t know you can feel it some how.

Así que la película tiene final feliz y toda la onda, pero lo más chido es observar a otro wey pasándola mal, es más chido ver llover y no mojarse.

PD. Oye wey, pus sí ponte a chingarle eh, por que si no tu Autum nomás no va a llegar…

PD2. Lo que aún no sé es qué sucede cuando ya tuviste a una Autum y fuiste tú quien la dejó ir, frack! Se te extraña cañón… (si, si no se vale nomás repartir, uno tiene que hacerse responsable de la parte que le toca)

Anuncios

6 Responses to “500 Days of Summer”


  1. 1 megacityfour
    noviembre 11, 2009 en 3:57 pm

    Que onda bro, leyendo otra vez tu reseña. Gracias por incluirme y echarme de cabeza by the way, hahaha. Sé que tengo que buscar la forma de salir de ésta “Serial Monogamy”, sino de plano muchos Autumns van a pasar de frente .. y ya estoy viendo pasar unos cuantos pero pues nomás no encuentro valor en el nut sack :P.

    Con respecto a tu PD 2, ya lo hemos platicado a montones, so el comment es “Life is like a box oh chocolates…”, y evitar ser atropellado por trenes. (Me and my bight mouth, right?, and you dancing your ass off about it last weekend). :S

  2. 2 Gvn2Fly
    noviembre 12, 2009 en 10:03 pm

    Pus que querias que hiciera, la neta me preocupaba mas hacerle pasar un mal rato que meterme en problemas, ya sabes que para eso me pinto yo solito! pero en fin, continuará…

  3. 3 hugo herrera
    noviembre 16, 2009 en 1:35 am

    Que onda mi Arthur, muy buena reseña, y muy buena interpretación del mensaje de la película. Te mando un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: